Lluvia de décimos sueltos en Bizkaia

Nerea Goenaga, propietaria de la papelería y administración, felicita a Rosa de 21 años tras ganar 50.000 euros./IGNACIO PÉREZ
Nerea Goenaga, propietaria de la papelería y administración, felicita a Rosa de 21 años tras ganar 50.000 euros. / IGNACIO PÉREZ

Además de la lluvia de millones, la suerte ha dejado un décimo del Gordo en Derio; cinco del tercer premio en Ermua, Trapagaran y Sondika; y tres del quinto en Bilbao, Sestao y Basauri

O. HERNÁNDEZ | L. PÉREZ | R. QUEVEDO

La Lotería de Navidad ha dejado una lluvia de millones en Bizkaia. La suerte ha comenzado temprano cuando, a las 9.20 horas, Nerea, sin poder contener las lágrimas, cantaba el primer quinto premio. Desde entonces, casi todos los números han regado el territorio con menor o mayor suerte. A continuación, haremos un repaso de los otros 'pellizcos' que han caído en el territorio.

Un décimo del Gordo en Derio

El Gordo -03347-, además de las 30 series que se han repartido en Gernika y las casi 17 de Bilbao, la suerte también ha dejado un solitario décimo en Derio. 400.000 euros para el afortunado.

Cinco décimos del tercer premio

Rosa invertirá el premio en sus estudios.
Rosa invertirá el premio en sus estudios. / IGNACIO PÉREZ

El tercer premio -04211-, el último en salir, también ha querido quedarse en Bizkaia. Se han vendido un total de cinco décimos. Dos en Ermua, uno en Trapagaran, otro en Sondika y el último en Ormaechea de Bilbao.

Los dos décimos de Ermua se han vendido en la papelería Goenaga de Ermua. Era este periódico el encargado de llevar la buena nueva. «¿Que hemos repartido el tercero? No teníamos ni idea», exclamaba sorprendido el padre de Nerea Goenaga, dueña del establecimiento. En su caso, han vendido un décimo del afortunado 04211. «50.000 euros que le han tocado a una chica de 21 años de Ermua. La conozco y me alegra mogollón», reconocía la propia Nerea. La dueña del preciado décimo, Rosa, invertirá lo ganado en sus estudios y en su casa, «un dinero que le viene muy bien».

En Trapagaran, Juan González no cabía en sí de gozo. Regenta una pequeña librería desde hace 10 años y en ella vende lotería. Antes lo hacía en un bar. Este año ha repartido un décimo del tercero, es decir, 50.000 euros. «Es un punto mixto, así que lo he dado por máquina», explicaba. Pero cruzaba los dedos porque fuera de algún vecino o conocido. «Es la primera vez que damos un premio de Navidad, aunque sí que he dado en otros sorteos, como en la Primitiva», matizaba este veterano todavía nerviosos por las noticias: «Me están llamando por cuatro sitios a la vez».

Tres décimos del quinto premio

Un décimo en Sestao

Una pequeña librería de Sestao, que funciona a su vez como administración de lotería, parece estar bendecida por la fortuna. Ya llevan tres años repartiendo premios en este sorteo, el último de ellos el quinto premio de la Lotería de Navidad de este año. Un décimo del 29.031 ha dejado esta mañana 6.000 euros en la localidad. Naiara Somalo, la dueña del negocio, apenas podía creerlo nada más conocer la noticia: «Yo decía que si nos volvía a tocar iba a ser de coña, pero mira. Sigo siendo la bruja de la suerte».

El año pasado, el número 22553 dejó otro quinto premio en este establecimiento, pero el premio gordo lo repartieron en 2016. El segundo permio dejó hace dos años un total de 2,7 millones de euros en papeletas. A pesar de estar acostumbrados a celebrar los premios, hoy también tenían ganas de abrir una botella de champán en la librería Sorgin. «Es una pena que no haya tocado el número que habíamos vendido en participaciones, así el premio habría estado más repartido», lamentaba Nerea. El décimo premiado se ha vendido por máquina en esta administración del número 13 de la calle Las Llanas.

Rekalde y Basauri

El barrio bilbaíno de Rekalde y en el basauritarra de Arizgoiti también ha caído un pellizco de este quinto premio. En ambos lugares se han vendido sendos décimos. En Bilbao se trata de un bar, el de Mariví, que lo regenta desde hace años y que no se creía su suerte. Eso sí, «ha sido por máquina, así que no sé quién se lo ha llevado». Era el segundo sobresalto de la mañana, «casi damos otro quinto, pero nos ha cambiado un número», bromeaba.

La pequeña tienda de chucherías de Basozelai ha vendido un quinto premio.
La pequeña tienda de chucherías de Basozelai ha vendido un quinto premio. / Pedro Urresti

En Basauri, el quinto se ha vendido en una pequeña tienda de chucherías de la calle Doctores Landa, un negocio mítico en el barrio de Basozelai por llevar más de tres décadas endulzando a sus vecinos y que desde hace una década vende lotería a través de una máquina expendedora, ha sido en esta ocasión la encargada de repartir la alegría y un pequeño pellizco.

Javi Cruz, su dueño ha distribuido 6.000 euros en un único décimo. Desconoce la «identidad» del agraciado. «Esto es un negocio mixto, tenemos una terminal y la gente viene, elige el número que quiere llevarse o le doy el que sale, en este caso desconozco cómo ha sido», comentaba nada más saber que su establecimiento había sido agraciado.

Es la primera vez que la suerte le guiña un ojo, por eso incluso en un primer momento se sorprendió. Desconocía que había vendido el quinto premio, el 02.308. «Nunca he repartido nada, aunque lo cierto es que vendemos bastante lotería para ser un barrio pequeño», aseguraba. Y la dicha de este día, espera que tenga repercusiones en próximas citas. Se note en las ventas de cara al próximo sorteo de Reyes. «Estoy muy contento», confirmaba.

No es la primera vez que Basauri se hace un hueco en la lista de municipios afortunados, aunque no es menos cierto, que en los últimos años el azar únicamente le ha rozado con números dotados con cantidad menores. El año pasado la administración de la calle Lapurdi vendió dos décimos de un quinto premio. Hace tres años fue la administración de lotería número 4 de Basauri, en la céntrica calle Trueba, la que vendió un décimo del 71.119, un cuarto premio. En esa ocasión, también la emisión del cupón premiado fue por máquina, un sistema que a pesar de estar muy implantado, suele generar todavía cierto resquemor por entregar un papel en vez del tradicional cupón.

El número 02308 ha resultado agraciado con el último de los ocho quintos premios. El número se ha cantado a las 11.53 horas en el sexto alambre de la sexta tabla.

Lotería de Navidad 2018